Blogging tips

sábado, 15 de junio de 2013

BROCHE NIÑA CON CHAPELA

Os muestro el primer broche de una colección que tengo entre manos, un encargo muy especial, porque van a ser personalizados.
Esta luce un dulce rostro y una gran chapela ladeada.
Los materiales al alcance de todos, fieltro de colores (que contrasten para que luzca vistoso), cartón para hacer los moldes con las medidas y formas deseadas,  hilo grueso (dalia o crochet) para bordar las puntadas y los rasgos faciales (y un poco de colorete), pegamento que sirva para tela, algún abalorio, imperdibles para ponerles por detrás. Y mucha dedicación.
Como me gustan más con volumen que planos, los rellené con plástico del que se usa para embalajes protegidos (no sé cómo se llama, tiene un cierto grosor y consistencia y me pareció que iba estupendo). 

Se recortan las piezas. Se cose la central a la periférica (que tendrá que ser suficientemente grade para que nos quepa el relleno y después poder fruncirla como vemos en la figura, y pasarle una costurita para sujetar).
Dibujamos la cara que queramos reproducir en un papel. Recortamos las piezas y las trasladamos a fieltro de diferentes colores. Si no queremos que se noten las juntas, se pueden cortar más amplias y superponer unas sobre otras. Se bordan los rasgos de la cara. Después se procede a introducir el relleno y fruncir por detrás. Tendremos preparada una tapa de la misma medida que el relleno, que pegaremos firmemente. Yolo hice con la pistola de silicona, pero también le di unas puntadas para rematarla.
Lo mismo con el imperdible que servirá para fijar el broche a la ropa.
 
Y el resto de la colección podéis verlos haciendo CLICK