Blogging tips

viernes, 9 de agosto de 2013

PULSERAS MACRAMÉ: NUDO PLANO Y ESPIRAL

Como mi hijo me pidió que le enseñase a hacer pulseras de nudos, y sorprendida por lo rápido que se convirtió en un experto, aprovechamos para hacer uno de nuestros pequeños vídeos caseros y para montar este post con diferentes variantes sobre el mismo tejido de nudos de macramé.
Comenzamos con el tejido básico de nudo plano y aquí veis el resultado.
Estas son sus creaciones adornadas con un abalorio metálico central en el que incluimos todos los hilos, siguiendo después como si se volviese a comenzar:

El nudo plano es el segundo que expliqué en la entrada nudos corredizos, para hacer cierres. Vuelvo a poner el paso a paso para que quede bien clarito y todos podáis practicar pues es muy sencillo y combinando colores queda muy chulo.
Se pueden emplear todos los cordones iguales o diferentes. En este caso, yo prefiero emplear en medio un cordón doble un poco más grueso con el que hacemos un bucle al inicio, (puede ser sencillo, doble, triple... esos no se mueven, sólo hacen de relleno y nos darán el grosor de la pulsera), del tamaño que deseamos y a los lados uno más fino con el que vamos a ir trenzando los nudos (para una pulsera de 16 cm, necesitaremos unos 70 a cada lado del fino para trenzar, o sea, cortamos 140 cm y doblamos en el inicio donde se hace el primer nudo que ya sirve de remate inicial).
Conviene sujetar arriba y abajo los cordones centrales para mantenerlos tensos y que nos faciliten la labor.
Como podéis ver en el vídeo, empleamos una carpeta puesta en horizontal (puede ser una tabla, una bandeja, lo que tengáis que se adecúe en tamaño y sea consistente), y sujetamos bien los cordones con una pinza ancha de manera que así no tenemos que hacer de pulpos y estar pendientes de tantas cuerdas a la vez, centrándonos solo en las dos laterales.
Comenzamos el nudo una vez con el cordón de la derecha y otra vez con el de la izquierda.

Como referencia, si os fijáis, el tejido va dejando como una montañita una vez a un lado y otra vez al otro. Pues siempre se comienza el nudo cogiendo el cordón del lado donde nos ha quedado la montaña para arriba.
En la foto, el derecho cruza a la izquierda.
El izquierdo monta por encima de él y después pasa por debajo de los centrales para cruzar a la derecha.
Una vez en el lado derecho, se introduce desde abajo en el bucle que había dejado el derecho al cruzar, y lo sacamos por arriba cerrando el nudo.




Apretamos procurando dejarlos todos de la misma consistencia.

 

El siguiente lo comenzaríamos de izquierda a derecha, siguiendo los mismos movimientos al revés.
Y ahora os enlazo el vídeo de mi hijo en plena faena que le hace mucha ilusión:


Los abalorios los podemos introducir de diferentes maneras, en el centro, en los laterales, enhebrando en todos o el parte de los hilos. Por ejemplo, otra variante es tejer toda la pulsera con varios hilos del mismo grosor como la que os voy a mostrar que va sobre cordón encerado negro fino. Podemos usar tantos como grosor deseemos. Yo utilicé 7 y, en este caso los corté todos del mismo tamaño porque fui alternándolos a medida que avanzaba en el tejido de manera que los iba consumiendo uniformemente.
Me explico: Como eran 7, dejo 5 en medio y tomo 2 laterales con los que empiezo a anudar. Cuando tengo el trozo que deseo incluyo un abalorio de ladera pero, en este caso no lo introduzco por todos los hilos sino solo por los dos que estoy anudando. A partir de ahí pasan a formar parte de los centrales y tomo otros dos diferentes del lateral para continuar con otro tramo de nudos. Hago lo mismo con el siguiente abalorio, lo enhebro en esos dos que pasan a ser centrales y agarro otras 2 hebras diferentes,...Así se van consumiendo todas a la par.


Por último os enseño como queda la variante NUDO EN ESPIRAL. Se trata del mismo nudo pero en lugar de iniciarlo cada vez con la hebra de un lado, lo vamos a hacer siempre por el mismo. Nos olvidamos de la montaña y comenzamos justo por el lado contrario. Si cogemos siempre de inicio la hebra de la izquierda vamos viendo como el tejido se retuerce formando una especie de escalera de caracol que baja hacia la derecha y forma otro bonito y sencillo trenzado.
En este caso, empleé en medio un solo cordón para que me quedase más redonda y espiral. Esta pulsera que muestro está hecha en el centro con un trozo de cola de ratón azul y por fuera anudado de cuerda de algodón. Remates y abalorios en metal.