Blogging tips

miércoles, 14 de agosto de 2013

MONEDERO CROCHET "flamenco-romántico"

Revisando viejas revistas de mi madre encontré una pequeña muestra que me inspiró para hacer un monedero. Era una tarea pendiente pues hacía tiempo que tenía el cierre comprado y rodando por un cajón. Una vez puesta, lo demás ya vino por rodado.
Y éste ha sido el resultado "flamenco-romántico":
Por delante y por detrás.
Por fuera y por dentro.

Tejido en hilo de crochet matizado, intercalando dos tonos diferentes en la parte de adelante para que los volantillos resaltasen más y solo con el tono claro en la parte de atrás que dejé lisa.
Para comenzar hice un patrón de cartón con la forma y el tamaño que quería y adaptando la parte de arriba al cierre (podéis encontrar cierres de diferentes formas y tamaños, por eso es importante perder el miedo y probar a adaptar nuestros propios gustos, que al final salen piezas únicas).
Cortamos 2 piezas de tela para el forro, dejando un margen para coser y hacer dobladillo para los bordes. La parte del derecho de la tela quedará hacia dentro del monedero y las costuras hacia afuera, cubiertas después por el crochet.
Yo hice este monedero plano y alargado (cabe un paquete de pañuelos, para que os hagáis una idea), pero se pueden hacer con volumen y más achatados, poniendo unas piezas laterales, que quedan muy bonitos (el siguiente...toca así).
El borde de arriba lo rematé con una cinta para asegurar que no se deshiciera ya que es la parte que después va cosida al cierre y la que necesita más seguridad. Cosidas las dos piezas se unen por arriba cada mitad al cierre, metiendo la tela por dentro del borde del mismo y aprovechando unos agujeros que trae para ir dando las puntadas. Se pueden adornar por dentro con una pequeña puntilla por todo el borde (quedan muy bien al abrirlos, aunque éste como ya tenía los volantes me parecía recargarlo demasiado).
Esta es la muestra de la que partí para seguir componiendo la estructura de la parte delantera, agrandando el círculo, pero siguiendo con el mismo modelo.
 Reproduzco un esquema manual de la muestra:
 El truco está en que tenemos que tejer dos filas de arcos sobre la misma vuelta, una por delante, sobre la que va el volante fruncido; y otra por detrás , sobre la que continúa la circunferencia.
Sobre esta última vuelta nosotros seguiríamos tejiendo, haciendo de nuevo otras 2 filas de arcos por donde os señalo en el dibujo. Ahora pasan de ser 8 a 16. Continuando todo igual pero con la circunferencia más grande.
Al terminar, repetimos de nuevo, y pasan de 16 a 32. Hasta que consigamos el tamaño deseado.
La parte de atrás es lisa y más sencilla. Me inventé sobre la marcha un patrón como éste para ir dando forma redondeada y haciendo espigas, es muy básico.
El esquema correspondería también a una cuarta parte de la circunferencia.

Una vez que tenemos las dos circunferencias del tamaño deseado, continuamos tejiendo en puntos altos el rectángulo correspondiente para cubrir la parte de arriba, del cierre (no es un rectángulo exacto, comienza un poco más ancho y se menguan unos puntos laterales en las primeras vueltas, lo mejor es hacerlo midiendo sobre la propia pieza).


Cuando tenemos suficiente, unimos las dos piezas alrededor con el mismo ganchillo, con puntos rasos (si preferís, con hilo y aguja). Aquí le podríamos dar volumen, añadiendo una pieza alargada todo alrededor. Dejamos libre la parte de arriba correspondiente al cierre, y al final rematamos también el borde de estas dos piezas que cubren el cierre con puntos rasos.

Introducimos el forro (que ya tenemos cosido al metal) dentro de la pieza de crochet y la fijamos en los laterales para proceder a coserla y rematar la labor. Se cose, siguiendo también los agujeros que trae la pieza metálica de cierre pero esta vez desde afuera, porque el crochet los va a cubrir. Resulta un poco laborioso pero con la práctica se agiliza "la captura del agujero". Rematamos bien los laterales y terminamos personalizando con algún adorno (yo le puse una pequeña cinta alrededor con un lazo, pero quedan muy bien con botones, borlas, abalorios, figuras de fieltro,...lo que se nos ocurra según el modelo).