Blogging tips

domingo, 18 de enero de 2015

CHAQUETA CROCHET A PARTIR DE DOS HEXÁGONOS

Como anunciaba en la entrada anterior, la bufanda serpenteada  venía a conjunto con una chaqueta. Ya sé, empecé a enseñar por el final pero ahora entenderéis que montar tantas fotos para este tutorial requería más tiempo y dedicación. Y además, así mantenía la intriga...
Es una versión personal que hice partiendo de un modelo muy sencillo de chaqueta a ganchillo que vi en  esta página, cuya base son sólo dos hexágonos. A partir de ahí la podemos dejar tal cual o ampliar con las piezas y combinaciones que más nos gusten. 
Comienzo mostrando mi versión final pero os enseño todo el paso a paso.



























Es una chaqueta gruesa, tejida con lana nórdica. Y yo que estoy acostumbrada a tejer con hilos finos, cada vez que uso una lana de estas características no me lo puedo creer, lo rápido que se avanza, un lujazo.
Como os decía, la base de la chaqueta son dos sencillos hexágonos que al doblarlos sobre sí mismos y unirlos (por detrás y por arriba), por sí solos ya sirven para montar una chaqueta corta estilo rebeca de manga tres cuartos.
El patrón del hexágono GRANNY SHRUG es como sigue:

1- Iniciar con 5 ó 6 cadenetas cerradas en aro
2- "3 puntos altos, 2 cadenetas al aire" 6 veces 
(el primer punto alto de cada vuelta se sustituye por 3 cadenetas)
3 y siguientes- cada vuelta se comienza con 3 puntos altos tejidos sobre la última cadeneta al aire de la vuelta anterior, y para eso tenemos que darla vuelta a la labor. Los lados del hexágono se forman repitiendo la secuencia "3 puntos altos, 1 cadeneta", formando cuadritos alternados con espacios. (también se pueden separar con 2 cadenetas si queréis que se vean los huecos más amplios)
El hexágono se va formando aumentando en las 6 esquinas. Las esquinas se forman tejiendo sobre las 2 cadenetas de la vuelta anterior "3 puntos altos, 2 cadenetas, 3 puntos altos".
Al aumentar siempre, no obtenemos un tejido plano, a medida que crece va adquiriendo más vuelo y es lo que permite que lo podamos plegar sobre sí mismo y conseguir una pieza doble con forma en esquina.
















Dependiendo del tipo de lana y aguja empleada, tendréis que medir el nº de vueltas que necesitáis hasta completar la pieza. Tener en cuenta que a medida que crece, no sólo nos aporta anchura al cuerpo sino también a la manga en la misma medida. Por eso si necesitáis ampliar mucho es preerible hacerlo añadiendo otras piezas como en la versión que os enseño.
Inicialmente quedaría así:
Base chaqueta con 2 hexágonos
Con perlé tejido flojo, queda una rebeca de entretiempo preciosa, en uno o varios colores, que se teje en un periquete.
Pero como ya estamos en invierno y nos acaba de visitar la nieve, mejor la seguimos completando para que abrigue mucho mucho.
Después de darle algunas vueltas a la idea me puse a tejer grannys cuadrados de varios colores combinados. Un modelo muy simple, pequeño, que calculé de modo que 5 grannys fuesen igual a la longitud de un lateral. 
Vamos a necesitar muchos, en mi caso 41, que fui tejiendo de forma ordenada para tener un nº proporcional de cada combinación de colores a la hora de distribuirlos.

También se puede ampliar con piezas únicas longitudinales o tejiendo directamente sobre la base todo alrededor. Combinar y unir grannys puede parecer complejo pero también resulta entretenido. 
Se rematan de forma individual y después los podemos unir utilizando el ganchillo, con uniones vistas por el derecho o con una aguja lanera, tomando los hilos por el revés para que apenas se note. 
Yo empleé las dos técnicas en diferentes partes de la chaqueta. Os muestro unas fotos.
Como con una sola fila no me convencía de largo, añadí una segunda.
Por arriba también uní las dos partes de cada pieza con ganchillo y, para hacer las mangas más largas, continué tejiendo en redondo a partir del borde de la pieza base alternando colores principales. 
El puño en marrón, tejido en puntos altos, con disminuciones progresivas para cerrarlo.
En cuanto al cuello, como no me terminaba de convencer cómo quedaba encima de los hombros al no tener ninguna forma, añadí unas pequeñas piezas triangulares que dan amplitud y permiten mejor caída a las piezas. Además de formar todo un continuum con el rectángulo que volteado hace de cuello, también en marrón como los puños. 
Todo está tejido siguiendo el mismo modelo "3 puntos altos, 1 cadeneta", montados al contrario en la vuelta siguiente para alternar cuadritos y espacios. 
Yo lo fui tejiendo sobre la propia chaqueta aunque también se puede hacer aparte y coserlo después. 
Por último ya sólo nos queda elegir la abotonadura. 
El verde predominante me permitió echar mano de unos botones de madera muy vintage, de las colecciones de restos de labores de mi madre, encantados de volver a la luz.
Y como no quería cruzar los motivos acoplé unos ojales a modo de arcos, tejidos con cadeneta doble. 
Y con ello terminan las explicaciones por hoy. Espero que os haya gustado, os animéis a hacer vuestras propias versiones y me enseñéis las fotos. Cualquier cuestión que os pueda aclarar, no dudéis en preguntar.
Una tímida pose final...
Si os ha gustado y no queréis perderos ningún tutorial, podéis recibir todas las entradas del blog con la suscripción por mail o seguirme en FacebookGoogleGoogle +YouTube y/o Pinterest.
Os espero!!