Blogging tips

miércoles, 7 de enero de 2015

COLGANTE MANDALA Y ELEFANTE

Ya es 7 de enero, el día después...poco a poco regreso a la normalidad tomando con ganas el nuevo año.
Para estrenar 2015 llamando a la buena suerte, os enseño un colgante con un elefante indio que compré hace un tiempo en un mercadillo artesanal pero me parecía un poco triste si lo llevaba sólo. Por eso le dediqué una reproducción de un colorido mandala, inspirado en su tierra, como acompañamiento.


Está tejido con crochet fino del nº12 y aguja de ganchillo de 1mm.
Para hacer el el soporte del mandala me ayudé de una pulsera de plástico (igual que en los atrapasueños )que podéis cubrir rodeando de hilo dándole vueltas alrededor o haciendo una vuelta de puntos bajos muy juntos. 
Después comencé con el entramado para dar forma al mandala, cambiando de color en cada vuelta.
Se puede hacer partiendo de esta vuelta y tejiendo hacia dentro, con disminuciones progresivas en cada vuelta hacia el centro como ya me habréis visto hacer en otros trabajos. Pero esta vez  tejí el motivo central por separado (comenzando de modo clásico por el centro y aumentando hacia el exterior) y lo uní al aro al final, superponiendo la última vuelta a la que ya cubría el aro.
Este es el esquema empleado, lo fui inventando sobre la marcha para conseguir un tejido ligero, es muy simple. 
Podéis recurrir a cualquier motivo circular adaptando el tamaño al del aro (tiene que quedar relleno pero con cierta tensión).


















En la última vuelta los arcos de cadenetas se sostienen a los de la anterior con un punto bajo, pero vamos alternando, el punto se toma una vez por delante y otra por detrás del arco para sujetarlo e incorporarlo a la estructura. Y ya lo tenemos terminado!!
Para dar consistencia existen diferentes productos, otras veces he empleado disoluciones de almidón, apresto o agua azucarada. 
Pero esta vez y, como era para un colgante y lo quería bien consistente, hice la prueba con el mismo látex diluido que empleo para mis otras manualidades, y una vez seco ha quedado perfecto. 

Con ayuda de unas arandelas metálicas (permitiendo que caiga un poco más sobresaliendo por debajo del elefante), un cordón y un broche; terminado y listo para pasear.

Si os ha gustado y no queréis perderos ningún tutorial, podéis recibir todas las entradas del blog con la suscripción por mail o seguirme en FacebookGoogleGoogle +YouTube y/o Pinterest.