Blogging tips

sábado, 18 de enero de 2014

CONJUNTO CUELLO-CHAL Y BOLSO

Como había comentado en el post previo, el vídeo con los puntos básicos a dos agujas era una introducción para enseñaros este trabajo, ya que hasta ahora todo lo que había publicado en punto era de ganchillo o telar pero "manos inquietas" tocan todas las técnicas.

Está tejido con lana gruesa de pelo de terciopelo y agujas del nº 7.
La bufanda está realizada con un ancho de 22 puntos. Tejida 2 p. al derecho/ 2 p. al revés, haciendo lo contrario en la vuelta siguiente. De ese modo el tejido va formando franjas. Al final le cosí tres botones de madera para cerrarla formando un cuello.
Le llamo cuello-chal porque se puede llevar en las dos versiones: enrollada sobre sí misma y abotonada con los 3 botones rodeando el cuello, o bien estirada cubriendo los hombros y usando sólo el botón superior como un chal (por eso la longitud debe adaptarse a la percha).

El bolso lleva más faena pero queda muy coqueto y compensa. Lo hice por piezas combinando dos agujas y ganchillo porque me resulta más práctico para adaptar formas.
Partiendo de una estructura de cierre metálico que adoptaremos de modelo pues las hay de diversas formas y tamaños, calculamos los puntos para tejer primero la parte correspondiente al "saco" del bolso a dos agujas con el mismo punto que la bufanda.
En mi caso el ancho es de 16 p para el bolso y tejí un rectángulo de unos 26 cm de largo que después se dobla para dar forma a las partes delantera y trasera del saco. Cuando consideré que era suficiente rematé para seguir después con ganchillo. Lo vamos probando como veis:

Después, para darle más volumen y capacidad realicé dos pequeñas piezas triangulares a ganchillo para unir a ambos lados : si empezamos con 5p y tejemos con p bajos, vamos menguando 1 en cada vuelta de subida, 4, 3, 2, 1 y rematar. No es una patrón  fijo, tendremos que adaptarlo a la forma que queramos dar y a la longitud que hayamos dado al saco del bolso para que la punta del triángulo llegue hasta la junta del cierre. Se cosen a ambos lados, luego vemos una foto de perfil.
La parte de arriba que se va estrechando, también la continué a ganchillo, puntos bajos y adaptando la forma a la del cierre, menguando algunos puntos a ambos lados a medida que avanzaba para redondear.
Por ultimo, rematé todo el borde y las juntas laterales con una última vuelta de puntos bajos en redondo.
El asa-colgador está hecha con una cadeneta de lana doble, reforzada por dentro con un cordón y unida a las sujeciones que traía el cierre por unas arandelas que añadí.
Para elaborar el forro diseñé primero un patrón en papel partiendo también de la forma del cierre y el volumen que quería darle (en lugar de darle forma lo hice plano pero con amplitud abundante. Otra opción sería hacer unos triángulos laterales como en el bolso).
La idea es la misma que ya os había mostrado en el monedero crochet "flamenco-romántico" que podéis ver en este ENLACE
 El perfil debe marcarse por fuera y con amplitud suficiente para poder doblar y coser la tela rematando todos los bordes y manteniendo el tamaño justo de la pieza metálica para después adaptarlo y poder coserlo a los agujeros que trae.
Cortamos dos piezas iguales y las colocamos con las parte del derecho mirándose entre sí(será lo que quede a la vista al abrir el bolso), para coser por el revés.
Para coser los bordes redondeados hacia dentro sin arrugas hacemos unos pequeños cortes en la tela.
Rematamos así las partes de arriba de ambas piezas y después las unimos entre sí por abajo, cosiendo y sobrilando todo el borde del saco.

 Para darle otro toque esta vez añadí por dentro una puntilla en la zona de la apertura. Queda muy coqueta y ayuda a esconder las puntadas que iremos disimulando bajo ella cuando montamos las piezas.

Para empezar a coser la tela a la boquilla se introduce el borde de la tela en la pieza metálica, por la ranura que trae a tal fin. La sujetamos por ej con unas pinzas para colocar bien centradas las telas haciendo coincidir las formas y comenzar a coser sin que se nos mueva demasiado.
 La boquilla metálica trae unos agujeros que nos van marcando las puntadas de la costura. Al principio resulta costoso acertar en la puntada de vuelta pero después ya coges ritmo y sale más rodado.
Como veis, por la parte de dentro, si vamos retirando la puntilla, podemos ir escondiendo bajo ella las puntadas y quedará más bonito después al abrir.
Y, por último se introduce el bolso-forro dentro del bolso-tejido y se cose la parte de arriba de éste también a la parte de afuera de la boquilla, teniendo el mismo cuidado con las puntadas interiores.
 Aquí podéis ver las imágenes en varias posiciones con el acabado final.