Blogging tips

domingo, 8 de septiembre de 2013

KUMIHIMO XXIII: TRENZA FINA y CUADRADA

Si lo que queremos es hacer un trenzado sencillo pero no tanto como una simple coleta de tres cordones de toda la vida a dos manos, también podemos emplear el disco kumihimo con 6 hilos.
Nos sirve tanto el redondo como el cuadrado. Disponemos dos arriba, dos abajo y uno a cada lado.
Os enseño una muestra con diferentes resultados.
Si utilizamos el mismo color para todos los centrales y uno diferente en los laterales nos sale una trenza en medio de un color bordeada por el otro (la primera de la foto blanca y azul, con cordel fino). Si ponemos arriba dos de un color y abajo dos de otro, cada espiga de la trenza saldrá de un color (a rayas, no tengo foto) y si los alternamos arriba y abajo la trenza sale como un damero de ajedrez (la tercera de la foto, con cola de ratón). La del medio está hecha con cola de ratón fina multicolor.
Tengo que decir que son obras de mi hijo al que podéis ver muy laborioso en el vídeo tutorial, luciendo pulseras en ambas muñecas fruto de todo el interés que ha despertado en el tema este verano.
 El trenzado ampliado, queda como una espiga central con un borde:
El paso a paso sería el siguiente:
Partimos con dos hilos arriba, dos abajo separados por dos huecos, y uno en cada lateral.
Bajamos los dos de arriba y los situamos en medio de los dos de abajo, en los hueco que habíamos dejado a propósito.
Seguidamente subimos los dos que nos han quedado abajo en los lados.
Ahora cruzamos los de los laterales. El de la izquierda pasa a la derecha y el de la derecha a la izquierda.
Finalmente separamos los de abajo para volver a la posición inicial dejando 2 huecos.
Repetimos todo el tiempo la misma secuencia.
Y aquí tenemos un pequeño vídeo de mi hijo, con su estilo inconfundible, en plena faena:


Otra versión es la trenza cuadrada:
la base del tejido es la misma pero poniendo dos hilos arriba y abajo y también dos en cada lateral. Y trenzamos las parejas enfrentadas igual que hacemos en este modelo con los de arriba y abajo. De ese modo nos sale un cordón en lugar de redondo, de cuatro esquinas, formando una espiga en cada lateral, de diferentes colores según la combinación que pongamos.

Por cierto que yo ya no necesito utilizar el programa de diseño de modelos de dibujos para cordones de kumihimo porque, de tanto hacer y deshacer, mi hijo con su cabecita pensante ha descubierto el modo de traducir un dibujo plano en cuadritos al formato redondo de distribución de colores en el disco. Nunca deja de sorprenderme.
Aquí tengo dos pulseras de las que ha hecho después de diseñar él los dibujos a su gusto (son trenzados de 16 hilos).