Blogging tips

jueves, 17 de octubre de 2013

COLLAR Y PULSERA SERPENTEADOS

Enredando y dando formas diferentes a un cordón he terminado mi último diseño; un conjunto de collar y pulsera serpenteados. Están elaborados partiendo de un cordón largo de kumihimo hecho con una trenza fina como la que os mostré en el tutorial "KUMIHIMO XXIII" que podéis revisar en esta
OTRA ENTRADA y abalorios intercalados.


Para hacer el cordón empleé cola de ratón, 4 hebras en marrón (matizado en este caso) de 2 metros y 2 beige de 2,5 metros. El trozo de la pulsera está cortado del cordón original dejando el resto para el collar (así evitamos desperdiciar dos veces los extremos de las hebras).
Con el cordón largo terminado fui trabajando sobre un tapete de fieltro grueso (de los que se usan para jugar a las cartas) y ayuda de alfileres, ensayando diferentes formas hasta que me quedé con la que más me gustaba. Dejando a ambos lados la misma longitud de cordón que irá alrededor del cuello, cuya longitud calculamos según donde queramos que nos quede el colgante y modelando la parte de en medio que nos quede para diseñar las filigranas. Os enseño unos ejemplos.


Aunque tenía un público que votaba por la simetría del diseño, yo seguía aferrada a la búsqueda de la originalidad y el impacto visual y me quedé con mi idea. Sé que no puede gustar a todos y para eso están la imaginación y el acabado que cada cual quiera darle. 
Conseguido el dibujo añadimos si queremos unos abalorios y los disponemos primero para hacernos una idea o por si tenemos que hacer alguna modificación antes de pasar a fijar la forma.
Después cambié los alfileres, soltándolos del fieltro y sujetando la forma, de manera que mantuve fijada la pieza pero la pude desprender del fieltro para coserla. Vamos fijando todas las partes de la misma por los espacios donde quedan unidos con hilo de nylon transparente y aguja. El colgante va tomando consistencia y se van retirando los alfileres que estorban.
Seguidamente se añaden los abalorios que hayamos escogido en la disposición que nos guste por los huecos y que también sirven para terminar de dar consistencia a la pieza. En éste escogí abalorios en el mismo tono pero me estuve planteando otro modelo contrastado que también queda muy bonito.
La pulsera alterna el cordón con abalorios finos y gruesos favoreciendo el serpenteado y sin recargar en exceso. En este caso los enhebré con otro hilo que es elástico para evitar que se tensara en exceso(aquí no necesitamos dar consistencia sino al contrario).

 Y explicada la idea, a probar con diferentes colores, formas y acabados...