Blogging tips

sábado, 26 de octubre de 2013

GORRO MULTICOLOR

Tenía pensado hacer con el telar un gorro a conjunto con la bufanda de girasoles pero se adelantó la urgencia por ver el resultado de una mezcla de tejidos, colores y técnicas que también tenía en mente y hace juego con la bufanda cuello que os enseñé en esta otra ENTRADA
Así pues, la urgencia se antepuso, ganó y !voilá!, aquí está el resultado.

Como veis es un gorro tipo casquete muy vistoso y original. Combina diferentes lanas y cintas (con lo cual nos puede servir para aprovechar restos, incluso luce más si son de diferentes texturas, ya lo veréis).
El tejido tiene truco...
Primero se hace el círculo central y se teje como un cesto. Yo aproveché el telar circular, pero si no lo tenéis os podéis fabricar un disco de cartón con muescas todo alrededor y la utilidad va a ser la misma pues se trata de ir pasando la lana base de lado a lado creando una estrella igual que os mostré para hacer los girasoles de la bufanda en esta otra ENTRADA pero ahora lo hacemos a lo grande, sólo una vuelta completa y dejando una última hebra impar (falta en esta primera foto, la añadí luego al recordar que es necesaria para tejer en redondo como un cesto, para que al finalizar una vuelta y empezar la siguiente la hebra que primero pasaba por encima después pueda pasar por debajo y viceversa).

No podemos trabajar con madejas grandes, lo haremos con hebras largas o con pequeños ovillos que podamos ir pasando de forma alternada por encima de un radio y por debajo del siguiente. Se trata de repetir siempre la misma operación e ir tensando el tejido hacia el centro para que todo quede bien cubierto.


En medio queda como un moño en forma de lazo, que podéis cubrir con un pompón u otro adorno. A mí me resulta muy gracioso en sí mismo. Tenemos que tener cuidado de no apretar demasiado el tejido porque volanteará.

La gracia está en las múltiples combinaciones que admite, me gusta alternar colores simples con otros matizados, en tonalidades similares por los efectos cascada que producen. Hay lanas con nudos y otros relieves que también quedarían muy chulas pero esta vez no les ha tocado.
Alternando con la lana incluí en tres ocasiones una vuelta de cinta de raso: una rosa, una azul (que apenas se aprecia por ser más fina) y otra naranja.

Una vez que rellenamos bien hasta el borde (para pasar la lana por las últimas filas me ayudé de una aguja lanera pues con los dedos ya no puedes seguir pasando el hilo), extraemos el tejido del disco y continuamos dando forma al gorro.


En lugar de seguir con el telar pasé a mi gran compañero el ganchillo, que me permite adaptar formas a gusto y nunca me engaña. Je, je!!
En realidad había probado primero con el telar pero como el tejido que se consigue es muy ralo y al sacarlo se retrae, la forma que quedaba no me gustaba y opté por la otra versión, que sin duda ha sido un acierto.
Está todo tejido en puntos bajos. En la primera vuelta comencé tejiendo un punto en cada bucle de los que había soltado de los pivotes y otro en la hebra de en medio. Así me quedan un total de 73p todo alrededor. Tejido con lana doble para que fuese más consistente como veis. Ganchillo de 4,5mm.


Fui alternando dos vueltas de cada color (igual que en la bufanda cuello) aunque los finales de las vueltas no coinciden exactamente. Así le añade aún un toque más informal, incluido el borde.

En la penúltima vuelta hice una fila de aumentos para hacer un poco de ala ( 2 pb, 1 aumento, toda la vuelta y la última otra vez 1 pb en cada p). De ese modo, si queremos le podemos marcar la forma con las manos e incluso voltearlo hacia arriba y, si no queremos, lo hundimos como un casquete y apenas se nota, porque el tejido permite que lo moldeemos a gusto.
Espero que os guste.