Blogging tips

domingo, 17 de noviembre de 2013

KUMIHIMO: CORDÓN TRENZA CUADRADA ESPIGAS

Me encantan los relojes de bolsillo y estoy de suerte porque han vuelto a ponerse de moda en versión colgante. Este verano conseguí uno de liquidación pero no terminaba de convencerme sobre una cadena así que ya tiene su correspondiente cordón de kumihimo.


El cordón está hecho siguiendo el modelo que llamé "trenza cuadrada" o de cuatro esquinas para diferenciarla de la fina, que os enseñé en este otro ENLACE

De todos modos, como allí me había centrado más en la trenza fina, incluyo en este las fotos con los movimientos tutorial de la trenza de 4 esquinas (le llamo así porque no es un cordón redondo sino que forma como 4 lados, con una espiga en cada uno, y dependiendo de la elección de los hilos podemos obtener diferentes combinados de colores).
No está hecha con material de bisutería sino con un cordel fino de poliéster que os enseño en la foto (no estoy muy segura del material porque no viene etiquetado, los encuentro en bazares, al lado de otros tipos de cuerdas, los hay en colores vistosos, ya lo había probado en collares y pulseras y he visto que queda muy bien).
Para obtener un cordón como éste con dos caras de un color y los dos laterales de otro, empleamos 2 hebras blancas y dos grises de 220cm que doblamos por la mitad para hacer 4. Unimos el atillo en el hueco central y, como siempre, le colocamos un peso para que nos ayude a dar firmeza y que el tejido quede regular.
Después distribuimos los blancos arriba y abajo, en 31-32 y 15-16
Y los grises a los lados en 23-24 y 7-8

El tejido se realiza siempre igual y sin rotar el disco, formando espigas. Para ello nos marcamos una rutina recordando qué parte de la espiga vamos a abrir y cuál vamos a introducir dentro para no liarnos y hacer una forma irregular por el camino. Después ya es muy sencillo.
Yo decido abrir siempre para el blanco la parte de abajo y para el gris la de la derecha como veis.


 Separamos 15 a 14 y 16 a 17. Así dejamos espacio para bajar 31 a 16 y 32 a15.
 Después los de los laterales de la espiga suben a ocupar la posición de los que han bajado 17 a 31 y 14 a 32.
 Lo mismo con los grises en el lateral. Desde la cruz inicial separamos los de la derecha para dejar hueco: 7 a 6 y 8 a 9.
Después cruzamos los de la izquierda, 24 a 7 y 23 a 8.

 Finalmente los laterales de la espiga cambian la izquierda para completar la cruz inicial: 6 a 24 y 9 a 23.

Y volvemos a empezar el ciclo de repeticiones.
Aquí podéis ver con un poco más de detalle las espigas laterales.