Blogging tips

lunes, 4 de noviembre de 2013

GORRO Y BUFANDA CON GIRASOLES.

Como lo prometido es deuda y cuando mostré la bufanda con girasoles dejé pendiente completar el conjunto con un gorrito (porque ya empezaban a soplar vientos fríos otoñales...), pues aquí lo tenemos.
El gorro está tejido como la bufanda, con lana doble, mezclando naranja y marrón y empleando el telar circular del mismo modo que mostré cuando tejí la bufanda-cuello a rayas que podéis ver en esta entrada previa

Decorado en su lateral con otro girasol igual que los extremos de la bufanda, cuyos tutoriales podéis repasar en el siguiente
enlace

Comenzamos tejiendo el gorro por el borde de abajo, de forma circular y empleando todos los puntos del telar.
Para dar forma al dobladillo, cuando ya hemos tejido un trozo suficiente (dependiendo del ancho que le queramos dar), procedemos a doblar el tejido sobre sí mismo, por dentro del aro del telar y enhebrando los puntos iniciales de uno en uno sobre los pivotes (es sencillo porque como queda un tejido flojo se enganchan fácilmente, sólo tenemos que tener cuidado de comenzar emparejándolos bien y no saltarnos ninguno para no retorcer el tejido).


Después tejemos los puntos de abajo sobre los de arriba (del mismo modo que si hubiéramos hecho los bucles con la hebra) y así cerramos el dobladillo. Seguidamente volvemos a emplear la lana como siempre, haciendo con ella bucles alrededor de cada pivote toda la vuelta para continuar con el tejido básico.


Cuando ya hayamos tejido el largo deseado (19 cm mide el mío de base a punta) cortamos la hebra larga y soltamos los puntos pasando con la aguja la hebra por dentro de cada uno de ellos.
Una vez fuera del telar se frunce con la misma hebra y se termina de rematar cosiendo por dentro bien todo el agujero.


Y por último, sólo queda decidir dónde colocar la flor que es la que le da el toque original y emparejarlo con la bufanda.