Blogging tips

domingo, 1 de febrero de 2015

CAJA PORTARETRATO: COMBINANDO TÉCNICAS CASERAS

Después de mi experiencia en decoupage sobre madera con la decoración "flower power" ,me quedé con ganas de más. 
Como seguro que en más de una casa os ha quedado una caja de vino de estas Navidades, antes de tirarla, podéis pensar en darle una nueva oportunidad y convertirla en una bonita sorpresa de San Valentín. 
Mirad mi idea combinando diferentes técnicas, y después, que cada uno de rienda suelta a su imaginación.   




























PINTURA BASE: Lo primero que haremos será preparar la madera, depegando etiquetas y demás papeles que tenga adheridos (necesité un líquido quitaadhesivos ), lijando imperfecciones y dando una primera capa de imprimación (gesso) que sella, ayuda a cubrir marcas y hace que necesitemos menos pintura.
Después viene la elección de la pintura. Yo utilicé unos restos que tenía en casa de otros trabajos, mezclando marrón con blanco para conseguir ese tono parduzco que veis. los compartimentos interiores también están pintados.
Una vez seco le pasé una vela por algunas zonas y encima fui dando algunos brochazos en blanco, poco uniformes, sin cubrir. Y cuando ya estaba seco lo lijé para dejarlo más desgastado por donde había pasado la vela y con un aspecto envejecido.
Para decorar combiné decoupage, stencil y pequeñas pinceladas intentando dar mayor conexión a las diferentes figuras.
DECOUPAGE CON SERVILLETAS IMPRESAS POR NOSOTROS MISMOS.
Sabéis que podemos comprar preciosas servilletas decoradas para usar en decoupage en tiendas especializadas, pero, con un poco de paciencia, también podemos montar nuestras fotografías e imprimirlas nosostros mismos.  
Escogemos las imágenes o mensajes que nos hayan gustado o realizamos nuestros propios montajes fotográficos, como veis yo recorté de una foto sólo mi cabeza, la pasé a blanco y negro y le di un aspecto envejecido en tonos que se difuminan casi con el fondo.
Pegamos la servilleta o papel de cocina a un folio con pegamento en barra, dejando secar. 
Lo colocamos en la impresora asegurándonos de que vamos a imprimir sobre la cara que lleva la servilleta adherida y no llevarnos un chasco.
Imprimimos y Voilà! (salvo algunas veces que la impresora se vuelve carnívora y se lo traga todo, y toca desatascar y volver a empezar).
Después despegamos la servilleta del folio (única vez que agradecemos que el pegamento en barra sea tan endeble) y, como siempre, para usar en decoupage, nos quedamos únicamente con la capa exterior de la misma desechando la otra. 
Los pasos siguientes son los mismos que expliqué en la otra entrada:
Recortar los dibujos que vayamos a utilizar (dejé los bordes desflecados, cortando con los dedos para que no se notase tanto como con tijera).
Buscar la disposición que más nos guste.
Encolar cada dibujo, pegarlo a la caja, y encolar también por encima con mucho cuidado de no hacer arrugas y tampoco romper el papel que es muy fino (mejor de dentro afuera y de forma suave). Se puede emplear cola de decoupage, cola blanca o látex diluido en mi caso. Todos quedan transparentes una vez secos.  
MARCO DE CUERDA:                                                                                                                                    
Para enmarcar la foto elegí una cuerda de esparto que fui pegando todo alrededor con ayuda de la pistola de silicona, dando varias vueltas concéntricas alrededor del retrato. 
STENCIL CASERO:
Para superponer dibujos pintados repitiendo la misma forma, lo ideal es disponer de algunas plantillas de stencil. En este caso también podemos comprar los moldes que se venden con bellas filigranas, estampados y frases.  Pero si no les vamos a dar mucho uso o, simplemente queremos un diseño propio, también podemos fabricar nuestras propias plantillas de stencil con acetato (las láminas plastificadas que se venden el papelerías para encuadernaciones). 
El procedimiento es simple aunque se convertirá en más o menos laborioso dependiendo del dibujo que queramos hacer.  


















Dibujamos o imprimimos los dibujos que vamos a usar como moldes. Tendremos que pensar si lo que queremos que quede pintado es el fondo o la forma para después recortar la silueta dejando los huecos apropiados por los que dejaremos pasar la pintura. 
Colocamos el acetato sobre el papel, lo fijamos para que no se mueva y marcamos sobre él con un rotulador permanente nuestro dibujo. 
Después recortamos con un cúter los bordes perfilados, dejando los espacios que formarán la figura.
Esta será nuestra plantilla. Hice varias con diferentes dibujos que probé primero y después elegí. 
Para utilizarla la colocamos sobre la madera, encima del lugar elegido para el dibujo y la fijamos con celo en los laterales para que no se desplace al usarla. 
Para pintar sobre ella podemos utilizar un pincel o una esponjilla dando pequeños toques. Al terminar, la retiramos con cuidado para no arrastrar la pintura.
PEQUEÑAS PINCELADAS Y ACABADO:
Por último, y como toque final, con un pincel fui dando pequeños toques en forma de topos dispersos y en la tapa delantera intenté dar uniformidad a las imágenes uniendo las mariposas en un recorrido y añadiendo algunas sombras por ejemplo alrededor del mensaje.
Todo ello está finalizado con dos capas de látex diluido que protege y da un ligero brillo.
Esta vez no  me compliqué con bisagras y mantuve la tapa corredera, clavando en el borde una pieza metálica bien "añosa", que conservaba para una ocasión como ésta, que sirve como tirador.
Mantuve también el asa de cuerda que combina con el marco.

   
Finalizando con este resumen de todas las panorámicas, deseo que guste y sirva de inspiración. 
Si os ha gustado y no queréis perderos ningún tutorial, podéis recibir todas las entradas del blog con la suscripción por mail o seguirme en FacebookGoogleGoogle +YouTube y/o Pinterest.