Blogging tips

jueves, 29 de mayo de 2014

GARGANTILLA MARINERA: TRÍO DE CORDONES KUMIHIMO

No me negareis que este año, todos los escaparates incluyen entre sus complementos alguna variante de gargantilla hecha con cordones combinados con todo tipo de abalorios.
Pero si queremos estar a la última y podemos fabricar nuestras propias versiones, mucho mejor todavía. En esta ocasión la propuesta es sencilla y los acabados que admite, infinitos.
Hoy os propongo una versión muy marinera.


¿Qué os parece?
Como base vamos a usar tres trozos de cordón. Lo podemos comprar, reciclar ( a que en más de una ocasión habéis tirado bolsas de cartón de esas que tienen las asas hechas con cordones?, pues son perfectos para algo así y les podéis dar una segunda vida), o fabricarlos con nuestro disco kumihimo.


Con el disco podemos usar cualquier técnica sencilla porque se trata de cordones simples de un sólo color, donde lo más importante es que mantengamos la firmeza constante en el trenzado para que el cordón quede uniforme y el resto lo va a aportar el material que empleemos (éstos quedan muy bien con cola de ratón). Dependiendo del grosor que queramos, decidimos el nº de cordones, lo dejo a vuestra elección, cada terminado tiene que ser personal.
Para trenzarlos podemos emplear por ejemplo un trenzado muy básico que enseñaba en uno de los primeros tutoriales de kumihimo, cuando practicaba con mi hijo la manipulación del disco, el que llamaba "salto de tres". Es muy sencillo y rápido para hacer cordones simples. Lo repasamos:

O el modelo más conocido de trenzado con los hilos colocados en parejas enfrentadas, que se trenzan "izquierdo sube, derecho baja" a la vez que se va girando el disco, Con éste que podemos hacer multitud de cordones con diferentes dibujos como los que he ido compartiendo en las primeras entradas de kumihimo. Para la gargantilla de hoy emplearíamos un solo color.
Mi hijo y colaborador nos ayuda a repasarlo de nuevo:
Así quedó su pulserita, también muy marinera, por cierto:

Y volviendo a la gargantilla...
Decidido el material, vamos a disponer de tres cordones, dos azules y uno blanco. Para dar forma a la gargantilla y que no se superpongan, el tamaño de cada cordón es un poco mayor que el anterior. En mi caso las medidas son: 32, 35 y 38 cm respectivamente. Después se completan con una pequeña cadenita que permite cerrar más o menos ajustada según el escote.
Si los vamos a fabricar con el disco, acordaros que calculamos el tamaño de los hilos un poco menos del doble (por ej para conseguir 35 cm finales necesitamos entre 60-65 cm por hebra, mejor que sobre). Si los hemos hecho con cola de ratón, rematamos los extremos quemándolos un poco con un mechero para que no se deshilachen.

Para complementar los cordones escogí unos adornos muy sencillos colocados en espiral de forma alternante como veis en la foto más de cerca.
Por un lado, cordón encerado fino en azul (sobre blanco) y blanco (sobre azul) adheridos por detrás con silicona caliente (un poco engorroso pero es lo más firme). Y por otro, como adorno central abalorios pequeños enhebrados en hilo de nylon transparente combinando blanco, azul claro y azul oscuro (también colocado en espiral y con los extremos cosidos con aguja con el propio hilo al cordón).
Cortamos los extremos sobrantes de los cordones para adaptarlos a las medidas que os indiqué ( o aproximado, si queréis dejar más distancia entre ellos, poner más diferencia). Rematamos los extremos y pegamos de nuevo con ayuda de la pistola de silicona a unas terminaciones metálicas que nos encajen en el tamaño de los cordones. Cerramos con tres arandelas y unimos con una más. Rematamos con una pequeña cadenita y cierre que permita modificar la longitud a gusto.