Blogging tips

miércoles, 29 de julio de 2015

FUNDA CUELGAMÓVIL CON APLIQUE

Adantándonos al crecimiento, surgen necesidades y nuevos proyectos. Mi hijo va cumpliendo años, porta su teléfono móvil y, en verano, cuando no hay bolsillos surgen complicaciones a solucionar.
Una funda cuelgamóvil personalizada, a gusto del consumidor.





































Seguimos aprovechando el pantalón vaquero del porta GPS de hace unas semanas, que aún podía dar más de sí. 
Tres piezas a medida del teléfono, asegurando que sobre por los lados para costuras y un poco de holgura. Hago tres, una de ellas un poco más pequeña para un bolsillo interior (que unas monedas para chuches bien guardadas nunca vienen mal).

En la parte delantera irá el aplique. Aunque os lo cuente al final es mejor colocarlo antes de montar las piezas para poder pasar una costura alrededor además de pegarlo con la entretela pues queda mejor fijado y, una vez montada será mucho más complicado.

Con ayuda de la máquina o, a mano si no tenéis (pues es poquita cosa), montamos las 3 piezas cosiendo y rematando los laterales y un dobladillo superior dejando los lados libres y rematados hacia dentro para pasar el cordón. 

El cordón es doble. Introducimos una hebra por un lado, la hacemos pasar por todo alrededor y la sacamos por el mismo lado por el otro borde. hacemos lo mismo con otra hebra introduciéndola por el otro lado. Después las anudamos arriba, por detrás del cuello dejando la longitud deseada. 
De este modo, se consigue un abre-cierra fácil solo con introducir la mano y estirar hacia los lados. Fruncimos tirando de los cordones de colgar y el propio peso lo mantiene cerrado sin necesidad de más botones que complican el acceso en prisas...
El motivo del aplique fue una petición de mi hijo, estábamos mirando dibujos pero él me dijo que realmente lo que quería era una silueta de un chico escuchando música con un radio casete (y me preguntó si yo sabía cómo era un radio casete?? je, je! me hizo mucha gracia, le debe parecer ya un objeto de coleccionista). 
Así que simplemente pasé a hacer un boceto que le gustó y de ahí , a un trozo de tela de camiseta vieja con un rotulador negro de tinta permanente. 


Pegar con la plancha sobre fliselina, recortar bien los bordes, retirar papel trasero y repetir la operación con la plancha la cara adherente que nos queda sobre la tela. Mejor pasar también una costura alrededor.
Y para finalizar, una instantánea haciendo pruebas durante el proyecto...
Si os ha gustado y no queréis perderos ningún tutorial, podéis recibir todas las entradas del blog con la suscripción por mail o seguirme a través de FacebookGoogleGoogle +YouTube y/o Pinterest
Os espero!!